Nutrición y visión


Al igual que otros órganos de nuestro cuerpo, el Sistema Visual necesita una nutrición adecuada para funcionar correctamente. Una nutrición adecuada es el primer paso a dar hacia una prevención de la pérdida de visión.

Las enfermedades originadas por insuficiente aporte de determinados nutrientes pueden afectar a personas con dietas adecuadas pero con patologías digestivas o metabólicas.

Una dieta visual saludable ha de incluir las siguientes vitaminas y minerales:

 

Su déficit   provoca

Dónde la   encontramos

VITAMINA C

Degeneración   de retina

En   todos los cítricos (naranja, limón...), tomate,melón y verduras de hoja verde

VITAMINA A

Disminuye   la visión, sobre todo en lugares oscuros; sequedad de ojos, inflamación en  párpados y úlceras en las córneas

Lácteos,   zanahoria, tomate, espinacas, hígado, yema de huevo y verduras

VITAMINA B12

Visión   doble, pérdida de visión, pérdida de memoria, confusión.

Leche,   levadura de cerveza, verduras y harinas integrales

VITAMINA D

Debilidad   muscular, dificultades de atención y control de impulsos.

Lácteos,   yema de huevo, aceites de hígado de pescado.

VITAMINA E

Degeneración   Macular, cataratas, disminución de la función intelectual

Aceites   vegetales, avellanas, almendras, nueces, alga spirulina

LUTEÍNA

Protege   los ojos de las radiaciones solares

Brócoli,   tomate, calabaza, espinaca, morrón, verduras de hojas verdes

CALCIO

Capacidad   mental reducida, hiperactividad, falta de atención, irritabilidad y   nerviosismo. Se asocia a menudo con el déficit de vitamina D

Todos   los lácteos

ZINC

Lesiones   oculares, mala cicatrización, fallos en el desarrollo cognitivo

Carnes   rojas, habas, nueces. Levadura

AZÚCAR Y CAFEÍNA

Influyen   en la atención y el aprendizaje

Café   y alimentos azucarados