¿Qué es la terapia visual?

En ocasiones, las gafas o lentillas no son la solución para un problema visual. Podemos ver el 100% con los dos ojos pero no tener un sistema visual eficaz a causa de un problema de enfoque (acomodación), una mala coordinación entre ambos ojos (visión binocular), un ojo vago (ambliopía), torcer un ojo (estrabismo), un problema perceptivo para procesar la información del entorno, etc.
En casos de problemas de aprendizaje el objetivo es resolver los problemas visuales que interfieren en la lectoescritura y aprendizaje. Estos problemas pueden estar relacionados también con bajo rendimiento o fracaso escolar, dislexia, déficit de atención, memoria visual deficitaria y/o problemas de motricidad.
La terapia visual (también llamada entrenamiento visual) es un tratamiento totalmente personalizado que el optometrista comportamental programa para cada caso en particular y funciona en personas de todas las edades. Consiste en una serie de ejercicios para mejorar las habilidades visuales que no funcionan adecuadamente. A partir de las repeticiones de los ejercicios se llega a la automaticidad de las habilidades desarrolladas mediante la creación de nuevas conexiones neurológicas y se enseña a nuestro sistema visual a funcionar correctamente y con eficacia, en armonía con el resto del organismo trabajando la visión como parte de un todo. El objetivo final es llegar a buen funcionamiento del sistema visual que suponga menos esfuerzo y máximo rendimiento en diferentes situaciones: académica, laboral o de ocio.